Preaching

The Order of Preachers “is known to have been established, from the beginning, for preaching and the salvation of souls” (Primitive Constitutions). The Fundamental Constitution of the Order of Preachers underscores the priority of this apostolate. The five distinctive elements comprising the uniquely Dominican way of life`{`1`}` “together prepare and impel us to preach; they give our preaching its character.” By their religious profession, Dominicans become “fully committed to preaching the Word of God in its totality” so that they live “an apostolic life in the full sense of the word, from which preaching and teaching ought to issue from an abundance of contemplation.”».

Hay tanta gente que vive la angustia del centurión del Evangelio que ruega a Jesucristo: “Di solo una palabra, y mi siervo quedará curado” (Mt 8:8). Los dominicos predican para dar esa Palabra de curación al mundo. En una carta a Santo Domingo y sus hermanos, el Papa Honorio III escribió, “Aquél que incesantemente fecunda la Iglesia con nuevos hijos, … os inspiró el santo deseo de… consagraros a la predicación de la palabra de Dios”. Los dominicos predicamos porque ardemos en este deseo. El propósito de la predicación dominicana es dar vida a otros: “El objeto de nuestra predicación es, bien provocar el nacimiento de la fe, bien permitir que esta penetre más profundamente en todas las dimensiones de la vida de las personas.” (Constituciones Fundamentales). Más que un mensaje, los dominicos predican la persona y el acontecimiento de Jesucristo: el Hijo Encarnado de Dios cuya voz podemos oír todavía, cuyo rostro podemos ver todavía, cuya Pasión nos está salvando todavía, y cuyo corazón nos llama a un encuentro transformador. El gran predicador dominico San Vicente Ferrer (+1419) exhortó a los predicadores, “Que la gente encuentre en vosotros a un padre lleno de compasión por sus hijos.”

Los dominicos predican la Palabra de Dios de todas las maneras posibles, incluyendo predicación litúrgica, misiones parroquiales, predicación de retiros, conferencias ocasionales, discursos en congresos religiosos, predicación en la calle, enseñanza, escritura (especialmente libros), a través del arte (especialmente cine, televisión, y teatro), y aprovechando las ventajas ofrecidas por Internet y otros avances de la era digital, sin sacrificar nunca el papel indispensable de presencia personal por el que la comunicación se convierte en verdadera comunión. El dominico Humberto de Romans resume esto en su famoso Tratado sobre predicación del siglo XIII: “Cuán necesario es el oficio de la predicación, sin el cual el corazón humano no se elevaría a la esperanza del cielo.”

Datos de Contacto

 Piazza Pietro d'Illiria, 1 | 00153 Roma | Italy

 info@curia.op.org

 +39.06.579401

Red social